Data del siglo XVIII, es la única Casona en su estilo de la ciudad, fue la casa mayor de la hacienda cafetalera de José Luis Cornieles, quien fuera miembro del primer Congreso de Angostura y amigo de Simón Bolívar y la cual Sirvió de residencia el mismo durante el proceso de las Campañas de Angostura y se dice que en ella escribió el magistral discurso que dirigió al Congreso Republicano, reunido en 1819. Conserva un estilo marcadamente colonial y Cuenta con una capilla en la que se venera la imagen de San Isidro Labrador, que fue restaurada en 1966 a la que debe su nombre y  Sus tierras se extendían hasta lo que actualmente se conoce como la Fuente de la Fortuna y El Tabuco.

Esta casona ubicada sobre una pequeña colina y encima de una gran laja (piedra) que abarca todo el patio de la fachada principal y parte de un corredor. La Casa del Tamarindo, como también se le conocía, en la época de 1800 estaba ubicada en la afueras de Angostura, cerca de las lagunas que existían al este del poblado, donde se encuentran hoy en día el Jardín Botánico; esta Casa pertenecía a doña María Josefa de Cornieles, quien la recibio del padre Rafael Velez como regalo de bodas al casarse con Don José Luis Cornieles. Estos vendieron la hacienda entre 1821 y 1830 al comerciante español Juliac, hombre del Re de España quien arribo a Guayana con ideas que desarrollaron la ganadería en la ciudad. De igual manera, Juliac se Casó con una Guayanesa con quien tuvo una hija llamada Cristina, quien tuvo cuatro hijos de los cuales dos permanecieron en la propiedad y murieron en 1943. Los Herederos de Juliac no tuvieron interés en conservar la hacienda así que esta fué adquirida por Monseñor Mejía para el Obispado de Guayana a fin de instalar allí el Orfanato Bolívar y que en la segunda mitad del siglo XX fue sede del Museo talavera y de la Sociedad Bolivariana. Además de eso la arquidiócesis de Guayana pone la propiedad en manos del Gobierno y esta es restaurada en 1964.Esta casa hoy en día es un museo digno de verse por mostrar cómo eran las casas de la época y por la belleza de sus jardines.

 

Leer más...